Hoteles de lujo, comercios, bares, restaurantes, lugares de ocio, centros culturales y todos los servicios para el turismo, definen la propuesta de Playa Blanca​ que incide en la propuesta general de qué hacer en Lanzarote ​en​ ​sus​ ​ocho​ ​kilómetros​ ​de​ ​costa​ ​con​ ​aguas​ ​cristalinas​ ​y​ ​fina​ ​arena.
Convertida en un espacio apreciado por los visitantes, este pueblo pesquero se ha modernizado y actualmente, acoge una moderna flota de alojamientos en la isla​ ​con​ ​hoteles​ ​para​ ​todos​ ​los​ ​bolsillos,​ ​también​ ​de​ ​cuatro​ ​y​ ​cinco​ ​estrellas.
Playa Blanca situada en el puerto deportivo mejor valorado de Lanzarote y cerca de las hermosas playas de Papagayo con acantilados perfectos que sorprenden a los turistas, resulta el núcleo poblacional más joven del archipiélago​ ​que​ ​capta​ ​la​ ​atención​ ​de​ ​los​ ​viajeros.


El magnífico clima que predomina en Playa Blanca todo el año es un aspecto relevante a considerar, si todavía no sabes dónde disfrutar de tus vacaciones. Especialmente, destacan las vistas de la isla de Fuerteventura y el islote de Lobos​ ​que​ ​se​ ​pueden​ ​apreciar​ ​desde​ ​este​ ​pueblecito.
Todo el litoral cuenta con un paseo marítimo amplio para pasear y caminar, además podrás comprar objetos, artesanías, relajarte y elegir los mejores platos de la gastronómica lanzaroteña en los alrededores de la avenida principal​ ​junto​ ​al​ ​mar.
La naturaleza ofrece un paisaje majestuoso en los márgenes de la costa, desde donde se observa Papagayo, importante enclave declarado espacio protegido, localizado en el Monumento Natural Los Ajaches para visitar siempre sus playas​ ​y​ ​calas​ ​de​ ​gran​ ​atractivo.
El puerto de Playa Blanca hacia el oeste de la localidad es otro lugar importante por la relación que existe, entre el turismo que se hace presente en Fuerteventura​ ​y​ ​la​ ​relación​ ​comercial​ ​de​ ​la​ ​zona.
Conviven en esta franja residencial el faro de Pechiguera declarado de interés cultural, zonas urbanizadas y el turismo en los días inolvidables de playa en estos ambientes naturales que aportan una gran sensación de relajación y bienestar.

Existe un punto de interés que conjuga estas piscinas y platos naturales de agua en Playa Blanca, junto a Los Charcones y la playa Papagayo en Lanzarote. Todos estos espacios rodeados de aguas cristalinas, tierras
volcánicas y naturaleza, representan el ambiente idóneo para el descanso del turista​ ​con​ ​un​ ​plus​ ​de​ ​armonía,​ ​entre​ ​el​ ​océano​ ​y​ ​las​ ​zonas​ ​turísticas.
En Playa Blanca los pescadores tienen su recompensa a diario, aportando a la oferta gastronómica de la zona la mejor variedad de pescados y mariscos, sabores​ ​típicos​ ​que​ ​los​ ​visitantes​ ​recomiendan​ ​por​ ​sus​ ​deliciosos​ ​platos.
La oferta deportiva es muy amplia con importantes actividades acuáticas en Playa Blanca, sobresale la infraestructura del puerto Marina Rubicón con una propuesta culinaria interesante y terrazas para compartir un trago o café. Desde las pistas de tenis, bowling, pádel y opciones para la práctica del windsurf,​ ​responden​ ​a​ ​los​ ​deportistas​ ​más​ ​exigentes. Recomendamos para los amantes del windsurf visitar Costa Teguise.
Turismo de calidad en Playa Blanca Lanzarote brinda una variedad de zonas turísticas así, por ejemplo, podrás encontrar lugares emblemáticos como La Geria, El Golfo que es una magnifica laguna verde, Fuerteventura al frente de la isla en el estrecho de Bocaina, el hermoso legado de Manrique en el Parque Nacional de Timanfaya, Los Volcanes, Salinas de Janubio, Los Hervideros y otras localidades, como Las Breñas​ ​o​ ​Yaiza.


No defraudan las vistas panorámicas y el crecimiento de la oferta para el sector del ocio con modalidades deportivas, excursiones, alquiler de motos o bicis, centros comerciales, discotecas, pubs, playas urbanas, restaurantes temáticos, etc. Además, encuentran un lugar ideal los más pequeños con las alternativas presentadas en los parques infantiles y las actividades para niños que satisfacen​ ​a​ ​todos​ ​los​ ​gustos.
Las calles paralelas a la zona de relax situada en el paseo marítimo, reciben la afluencia de un gran número de personas que recorren los espacios más agradables de Playa Blanca y en el pueblo antiguo, recuerda que puedes descubrir​ ​su​ ​cultura​ ​o​ ​realizar​ ​compras​ ​en​ ​las​ ​tiendas.
En cuanto a las comunicaciones el aeropuerto de Guacimeta a tan solo 30 kilómetros de la localidad y el puerto marítimo que conecta con Fuerteventura viajando​ ​en​ ​ferry,​ ​mejoran​ ​los​ ​servicios​ ​en​ ​esta​ ​zona​ ​turística​ ​de​ ​Lanzarote.
Como Patrimonio Cultural con categoría de monumentos la Torre de las Coloradas o del Águila construida entre los años 1741 y 1744, sirvió de defensa a los isleños frente a las invasiones berberiscas. Aunque, debió reconstruirse en 1769 por el ataque de los piratas años anteriores y sobre ello, recuerda esta historia​ ​una​ ​lápida​ ​de​ ​piedra​ ​sobre​ ​el​ ​reinado​ ​de​ ​Carlos​ ​III.

Pasear por las playas de Lanzarote

Cada aspecto de la cultura se integra a las playas de estas zonas turísticas, como Playa Flamingo, Papagayo, Playa Dorada y otras que asombran por sus espectaculares aguas y fina arena, todas ellas cercanas a los hoteles donde podrás​ ​alojarte​ ​cómodamente.
Playa Blanca con sus calas se lleva la palma del turismo, generalmente a pie y en bicicleta llegan a diario miles de visitantes por la corta distancia al centro de la población, accediendo fácilmente también en coche con las opciones de aparcamiento, pero deberás pagar peaje por tratarse de un enclave considerado​ ​reserva​ ​natural.
Puedes embarcarte desde esta localidad para conocer Fuerteventura en un corto trayecto de 35 minutos en barco o ferry, sin olvidar las playas de grandes extensiones como Corralejo con aguas turquesas y dunas blancas que siguen considerándose​ ​atracciones​ ​turísticas​ ​de​ ​gran​ ​relevancia.


Viajar a Lanzarote implica conocer los lugares más bellos del Mediterráneo, por ello, será de obligada visita este pueblo pesquero de Playa Blanca, pensado para el turista con zonas muy acogedoras y servicios para conseguir mayor confort en los hoteles adaptados con todos los servicios y sus playas que enamoran​ ​a​ ​todos.
No cabe duda que el paraíso existe, ahora tienes la oportunidad de descubrirlo en Playa Blanca y darte un chapuzón en sus aguas templadas cualquier día del año, porque las temperaturas que alcanzan como máximo los 24º C acompañan​ ​esta​ ​oferta​ ​con​ ​zonas​ ​turísticas​ ​inmejorables.
Vive tu propia experiencia en Lanzarote, planifica tus vacaciones solo y en familia con una apuesta segura por el relax en los mejores hoteles y playas de esta​ ​población​ ​de​ ​ensueño