El municipio más visitado en Lanzarote es Villa de Teguise, destaca por sus zonas​ ​turísticas,​ ​playas​ ​y​ ​calas​ ​de​ ​increíble​ ​belleza​ ​natural.
En la Comunidad Canaria se encuentra este maravilloso enclave de singulares características,​ ​por​ ​ello,​ ​despierta​ ​el​ ​interés​ ​del​ ​turismo​ ​todos​ ​los​ ​años.
Teguise ofrece una amplia variedad de lugares de ocio en sus diferentes localidades, contando con islas e islotes de admirable naturaleza en el archipiélago​ ​Chinijo.
Conocida como “La Villa”, durante el año 1847 fue capital de la isla y en nuestros días se considera el segundo municipio en importancia como núcleo poblacional,​ ​después​ ​de​ ​Arrecife.


Algunos puntos de interés visitados por muchos extranjeros y españoles, son entre​ ​otros:
✓ Palacio​ ​Spínola,​ ​una​ ​hermosa​ ​casona​ ​del​ ​siglo​ ​XVIII. ✓ Iglesia​ ​de​ ​Nuestra​ ​Señora​ ​de​ ​Guadalupe. ✓ Castillo de Santa Bárbara, donde se encuentra la fortaleza que data del siglo XVI y el Museo de la Piratería, considerado Bien de Interés Cultural. ✓ Convento​ ​de​ ​San​ ​Francisco​ ​con​ ​arquitectura​ ​del​ ​siglo​ ​XVII. ✓ Iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe en el casco histórico, actualmente​ ​la​ ​iglesia​ ​matriz​ ​del​ ​archipiélago. ✓ Ermitas​ ​de​ ​San​ ​Rafael​ ​y​ ​del​ ​Santísimo​ ​Cristo​ ​de​ ​la​ ​Vera​ ​Cruz. ✓ Plaza​ ​de​ ​la​ ​Constitución. ✓ La​ ​Cilla. ✓ La​ ​Mareta. ✓ Casa​ ​Perdomo,​ ​donde​ ​se​ ​encuentra​ ​el​ ​Archivo​ ​Histórico. ✓ La​ ​Casa​ ​Castillo. ✓ Casa​ ​Museo​ ​Marqués​ ​de​ ​Herrera​ ​y​ ​Rojas. ✓ Teatro​ ​Municipal.
En sus 263 kilómetros de costa este municipio a los pies de la Caldera de Guanapay, dispone de un historia y arquitectura sorprendente, donde confluyen la Palaya de Famara junto a otras poblaciones como Nazaret, Guatiza, Soo, El Mojón,​ ​Teseguite,​ ​etc.

Hacia el interior de Lanzarote con sus playas discurre en una llanura arenosa denominada “El Jable” y representa un paisaje armonioso que permite entender​ ​por​ ​qué​ ​estas​ ​zonas​ ​turísticas​ ​son​ ​tan​ ​visitadas.
Historia y legado de Teguise Declarada actualmente como un conjunto arquitectónico con patrimonio histórico-artístico, recuerda el pasado de la villa como el núcleo de población elegido por los aborígenes con sus asentamientos principales en los yacimientos​ ​arqueológicos​ ​de​ ​este​ ​municipio.


Teguise se fundó con la conquista normanda como una tercera urbe colonial de la isla y este emplazamiento fue la capital que resguardaba a los pobladores de los piratas, cuando invadieron la región. La vigilancia se realizaba desde la montaña de Guanapay que en su momento sirvió de fortaleza defensiva y donde actualmente se puede visitar el Castillo de Santa Bárbara, recorriendo en​ ​su​ ​interior​ ​el​ ​Museo​ ​de​ ​la​ ​Piratería.
En un primer momento, fue denominada como Acatife o Gran Aldea, honrando a la mujer del sobrino del conquistador Jean de Bethencourt, hasta que tiempo después​ ​Teguise​ ​adoptó​ ​el​ ​nombre​ ​de​ ​Guadarfía,​ ​hija​ ​del​ ​último​ ​rey​ ​indígena.
Durante el siglo XVI el crecimiento de Teguise fue notable y concentraba las instituciones más importantes de Lanzarote, algunas fueron los centros eclesiásticos​ ​y​ ​el​ ​Cabildo.
La capital se trasladó al puerto de Arrecife en el siglo XIX, porque aumentó el nivel social y económico, mientras en el municipio se implementaba el cultivo dedicado a la cochinilla, utilizada para la fabricación del tinte en color carmín, desarrollando luego las versiones sintéticas, conservada esta industria hasta la actualidad​ ​en​ ​Guatiza​ ​y​ ​Mala​ ​que​ ​son​ ​poblaciones​ ​de​ ​la​ ​región.
Ya en el siglo XX, toda la Costa Teguise se convirtió en una de las zonas turísticas​ ​de​ ​mayor​ ​importancia​ ​y​ ​se​ ​posicionó​ ​como​ ​la​ ​tercera​ ​en​ ​Lanzarote.
Como dato importante en esta costa se aprovecharon sus recursos hídricos y el suelo apto para la agricultura mejoró la producción, también su posición en el centro de la isla, hasta concentrar un mayor número de habitantes y convertirse en núcleo urbano y civil que llegó a ser reconocido, como el segundo en Lanzarote.

Zonas turísticas de visita obligada La Cueva de los Verdes donde se refugiaron los lanzaroteños de los piratas, actualmente es un lugar de interés para descubrir, cuenta con una extraordinaria​ ​belleza​ ​digna​ ​de​ ​considerarse​ ​entre​ ​las​ ​excursiones.

En Teguise el edificio que alberga la vivienda de don Agustín de Herrera con sus gárgolas, es otro sitio ineludible para el turista más exigente por ser una de las​ ​más​ ​antiguas​ ​de​ ​la​ ​región.
El Monasterio de Santa Madre de Dios de Miraflores en Famara que se conoce como el Convento de San Francisco, sin duda es un espacio de encuentro con la​ ​historia​ ​y​ ​cultura​ ​del​ ​municipio.
Como lugares de culto construidos después de la erupción del volcán de Timanfaya en el año 1730, recorrer la Ermita de la Veracruz, San Rafael y San José, junto al Convento de Santo Domingo, serán opciones interesantes para toda​ ​la​ ​familia.
La Cilla de Diezmos y Primicias, históricamente conocida por ser la residencia habitual del hacedor de rentas es otra edificación que aporta valor a Teguise, como​ ​espacio​ ​cultural.
Tanto sus playas como las calas que forman parte de esta costa, año tras año, ofrecen una alternativa para el descanso por la tranquilidad de sus aguas y el ambiente de relax que proporciona. Convence y enamora al turismo en general, responde a las expectativas de ocio diurno y nocturno, sobre todo, mantiene su nivel​ ​de​ ​servicios​ ​con​ ​todas​ ​las​ ​comodidades​ ​para​ ​el​ ​viajero.


Descubrir cada lugar con encanto propio es un placer para los sentidos, recuperando la capacidad de asombro con los paisajes más hermosos de Teguise, especialmente dotados de arenas negras por las erupciones volcánicas del pasado que transforman las playas en una zona turística diferente​ ​y​ ​atractiva.
Días soleados entre playas, compras en los centros y tiendas, actividades acuáticas, excursiones, paseos en embarcaciones, hoteles de cuatro o cinco estrellas y gastronomía lanzaroteña, son algunas de las muchas propuestas en este​ ​destino.
En familia, con pareja y en soledad, Lanzarote es el lugar de vacaciones que nunca defrauda, encontrarás todo lo que precisas para vivir emocionantes momentos​ ​y​ ​disfrutarás​ ​de​ ​sus​ ​playas​ ​con​ ​aguas​ ​cristalinas.
Caminar por estas costas, recorrer en coche, bici o moto sus senderos, convence a todos los turistas que recomiendan Teguise para los días de relax y vacaciones.

¡No busques más tu destino este año, ahora cuentas con la mejor isla a tu alcance,​ ​descúbrela!